Desolación - Insolación

El café de la mañana prometía. El último encierro de San Fermines acaparaba la atención de los tertulianos de la tasca.
-- Un toro siempre correra más que una persona... ya que el toro tiene cuatro patas y el hombre solo dos. -- Apuntaba uno sin mucha gracia.
-- La unica forma de correr más que un toro es cuesta abajo.-- Le espetaba su amigo.
-- Ya está él del chiste de las ocho cinco-- Gritaba otro con una faria a medio consumir.

La tertulia taurina no evolucinaría más. Pagué mi café y seguí camino.

[...]

El astro rey se ha esmerado. El sudor de mis parpados se metía dentro de los ojos. Era como abrir los ojos cuando buceas en el mar. Las secreciones de mis poros dibujaban unas marcas con forma de cara sonriente sobre mi camiseta. Empapado. Sólo quería terminar. A pesar de las innumerables complicaciones el trabajo estaba saliendo bien. Estabamos produciendo. Sólo quería terminar.

Tantas horas bajo el sol me han conducido a un estado catatónico. El estupor mental me hacía alucinar. Estaba viendo personas que sabía que no podían estar allí. Tenía visiones. Para mi eran reales. No me las podía creer. Llamo por teléfono a mi visión. Confirmo que mis ojos me engañan. Muchas horas bajo el sol. Mañana más y parece que peor.

Consciente de mi lamentanble estado mi visión me ha invitado a un par de jarras de cerveza. Nectar de Dioses.