Hace días que no me llamas y te echo de menos. Cierto es que lo tuyo no eran maneras. La siesta o intempestivas horas de la noche eran tus momentos preferidos para llamarme. Recuerdo aquellas veces cuando me llamabas para venderme canales de televisión y te decía que era invidente para que no me dieras más la paliza. O cuando me llamabas para venderme lineas de teléfono móvil y mi tarifa siempre era mejor que la que me ofrecías. 

Últimamente has perdido facultades. Sólo me llamabas para venderme lo que ya os había comprado.  Me estaba cansando de vosotros. No servía de nada deciros que no me volvierais a llamar. Al día siguiente otra vez lo mismo. Os conocía a todas y me gustaba llamaros por vuestro nombre, eso os desconcertaba. A veces vuestra insistencia en lo imposible era irritante. 

Hubo un tiempo en el que intenté que dejarais de llamarme. Llamé a mi operador para decirle que tenía un acosador y quería bloquear sus llamadas. Me respondieron que eso solo podían hacerlo si tenía una denuncia ante la policía. También me decían que les mandara un fax. No me apetecía. Pensé en comprarme un teléfono con la posibilidad de filtrar las llamadas entrantes pero mi economía de desempleado me lo desaconsejaba.

Otras veces les aguantaba el sermón y les compraba lo que me vendían y cuando llegábamos al momento de la grabación los interrumpía. Les decía que como hablaban tan deprisa no se podía entender lo que decían y que desconfiaba de ellos. 

Finalmente opté por pasar al ataque. Esta vez era yo quien intentaba venderles a ellos. Un lote de Jamón de Teruel con tres botellas de vino del Somontano. Todo por 65 euros. Es una oferta que no puede rechazar, les decía. -Es usted muy gracioso señor- me respondió un día Margaríta la joven teleoperadora con acento sureño.



3 comentarios

Anónimo dijo...

No esta mal...¿cuando se decidirá a escribir una novela? Usted puede superar a John Kennedy Toole, si se pone a ello.

Jesus Benito dijo...

Uff, usted me halaga, pero creo que sus expectativas apuntan muy alto.

Eliza dijo...


¿Por cuanto dices que vendes el lote del jamon y el vino?